sábado, 8 de octubre de 2011

Mont Blanc: El techo de los Alpes

Los imponentes Alpes se elevan sobre la frontera de seis naciones. En el centro de este gran macizo se halla el Mont Blanc, la cumbre más elevada de Europa, surguida a partir de los tumultuosos movimientos de la corteza terrestre, en tiempos primigenios.
Visto en el mapa 3D la cordillera de los alpres se asemeja a la columna vertebral de un saurio prehistórico.
 Con una extensión de 1200 km, la cordillera alpina logra su mayor anchura, superior a los 200 km, entre Verona (Italia) y Garmisch (Alemania). Emergue en las cercanías de Niza, en la costa Mediterránea de Francia, y formando una especie de arco, recorre partes de Suiza, de la ex Yugoslavia, de Alemania, para desaparecer en Austria, cediéndole el paso a las llanuras del Danubio.
El origen de los Alpres se remonta hace 40 millones de años atrás, cuando las placas tectónicas - secciones de la corteza terrestre - de Eurasia y África chocaron entre sí con gran fuerza. Sometida a esta enorme presión, la corteza terrestre se onduló. Emergieron entonces las rocas que estaban ocultas bajo su superficie y formaron una cadena montañosa.
No obstante la apariencia actual de estas montañas es muy distinta a la original. Está compuesta de rocas sedimentarias, principalmente caliza y arenisca, que han sido limadas con la erosión con el paso de los tiempos. Sin embargo, también esta compuesta por algunas formaciones rocosas ígneas, como el granito, que al ser más resistentes, son muy levemente modificadas por la erosión y le dan un tono escarpado a cumbres alpinas como el Mont Blanc o el Matterhorn, u otras cimas. La glaciación más reciente, acabó hace 10.000 años dejando también una marca en los Alpes. Así, los glaciares crearon valles en las laderas, y una vez que los hielos se fundieron recrearon un entorno muy peculiar.
El Matterhorn, llamado también Monte Cervino es uno de los picos más elevados de los Alpes Suizos, midiendo 4478 metros.
Situado en los Alpes occidentales, en la frontera entre Francia e Italia, el Mont Blanc es el pico más elevado del conjunto, midiendo 4807 metros de altura. Diez de los glaciares y picachos alcanzan también una altura superior a los 4000 metros.
Imagen del Mont Blanc y las demás formaciones macizas que lo secundan rodeándolo.
Un grupo de montañístas cruzan una saliente nevada en su camino a la cumbre del Mont Blanc. Muchos alpinistas han perdido la vida en  la "cuna del montañismo"; un crucifijo en la cima perpetúa su memoria.

El clima de este lugar es de fuertes contrastes. Desde el sur llega el aire cálido del mediterráneo y desde el norte descienden las heladas corrientes árticas; el Atlántico aporta aires húmedos, y del este llegan vientos secos -fríos e invierno, calientes en verano-. En los Alpes, el hecho de que brille el sol o caiga nieve depende de la dirección del aire. Las lluvias escasean a partir de los 1500 metros, en cambio, a esa altura nieva en abundancia, hasta formar capas de 9 metros de espesor. La temperatura de los valles llega alcanzar entonces hasta 5 grados bajo cero, y la de las cumbres llega a ser más fría aún. La combinación de vientos y bajas temperaturas es decisiva en cuanto a los efectos del enfriamiento. En 1991, debido a la conjunción de viento, sol y nieve y movimientos glaciares - segun los científicos- emergió el cadáver momificado de un hombre prehistórico, que había estado sepultado bajo el hielo y la nieve durante más de 5000 años.
Cadáver momificado del cazador prehistórico de la edad de bronce en una cámara de conservación de Italia. El mismo fue encontrado con un cuchillo de pedernal, un carcaj de madera y unas flechas de la misma antiguedad, lo que junto con otros elementos apuntan a pensar que se trataba efectivamente, de un cazador prehistórico.
El hallazgo se produjo en setiembre de 1991, en los alpes tiroleses a un elevado paso, lo encontarron dos excursionistas alemanes, estaba semi cubierto por la nieve y uno de sus manos le cubría parte del rostro, como protegiéndose de la ventisca. Al principio se creyó que era el cadáver de unos de los tantos alpinistas fallecidos en el intento de llegar a la cima en los últimos 200 años. Más los estudios científicos revelaron que se trataba del cadáver momificado de un hombre de unos 5.000 años, que había vivido en la Edad de Bronce. Midió 1,57 metros de altura y pesaba 55 kg. Estaba cubierto con una túnica y tenía zapatos de cuero y polainas forradas de hierbas secas para resistir el frío; se cree que la piedra que llevaba atada al cuello era una joya o un signo de su rango. Portaba también instrumentos de caza. Los científicos que lo estudiaron lo apodaro Oetzi u Otzi, por los Alpes Otzaler, donde murió.
Utensilios con los cuales fue encontrado Otzi.
El caprichoso clima, que preservó al hombre de hielo hasta el momento en que fue hallado, obligó a la flora y la fauna de las montañas a una intensa tarea de adaptación. A medida que se asciende, los árboles deciduos (aquellos a los que se les caen las hojas) dan paso a resistentes coníferas, perto finalmente ellas también desaparecen conforme se va ascendiendo. Entre las zonas de las coníferas yel borde de las nieves perpetuas se extienden los alpages, exuberantes prados que dan nombre a los Alpes. Vacas y ovejas pastan allí en el verano, pero durante el invierno sólo habitan allí los animales que mejor se adaptana a esas condiciones tan inclementes. La perdiz blanca, por ejemplo, se cubre de plumaje blanquísimo desde las primeras nevadas; las plumas de sus patas la proteguen del frío ye el hielo, y cava profundamente en la nieve para hacerse un refugio.
Imágenes de los alpages.

Las armas y utensilios descubiertos en los Alpes revelan la presencia humana desde hace 50.000 años; de aquellos primeros pobladores sólo se sabe que ran cazadores itinerantes. Aún en la Edad Media, la inconsistencia del terreno y el clima intolerable  los obligó a permanecer sólo esporádicamente en las montañas. Subían en verano para aprovechar los pastos, pero con llegada del invierno descendían a los valles. Este modo de vida persiste en algunas regiones apartadas, pero a cambiado en toda la zona a causa de la alud de turistas, paseantes, montañistas y esquiadores de los últimos años.
Peter Martel, hijo de un inmigrante francés refugiado en Ginebra, fue el primer visitante que publicó sus impresiones del Mont Blanc, redactadas en 1744. Se puso de moda entonces visitar los glaciares y entre los aventureros, intentar el ascenso a la cima de la montaña. Este logro tuvo que esperar hasta agosto de 1786, cuando el doctor Michel-Gabriel Paccard y su guía Jacques Balmat, conquistaron la cumbre por primera vez, haciendo gala de entereza en medio de extremas dificultades y a través de los mantos de hielo.
Esta inhóspita montaña obligaba a ún en los años cuarenta a realizar recorridos de 18 horas por la riesgosa carretera que la rodea para pasar de Francia a Italia. En 1958 se inició la construcción de un túnel de 11.700 metros debajo del Mont Blanc para unir a dichos países. Esta hazaña, culminada seis años después, fue de gran importancia económica y social: signigicó la victoria sobre un obstáculo que se tenía por infranqueable.
Imagen del túnel de Mont Blanc.
Ataque por sorpresa: imagen 3d que ilustra cuando en el años 218 a.C, Aníbal, general y estadista cartaginés, atravesó Los Alpes con un ejército de 35000 hombres y 37 elefantes para combatir a los romanos. El viaje duró muchos días y costó la vida de miles y miles de soldades, así como también algunos elefantes. Aníbal fue derrotado finalmente en Zama (202 a.c)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada